miércoles, enero 24, 2007

Exito profesional: El Conocimiento No Basta

Investigando sobre Marketing personal dada esta etapa de mi vida: después de egresar de la carrera de Ing. Comercial y para insertarme en el mundo laboral me puse a investigar algunas cosas y di con esta lectura donde hay fundamentos para creer que tener un Coeficiente de Inteligencia elevado no lo es todo, ni tener todo un libro en nuestra mente es imprescindible para ser exitosos. Es algo adicional y diferente. Y lo mejor de todo está al alcance de todos.


"No es posible alcanzar el éxito profesional sólo con conocimientos"

Asi dice:

Carlos Hernández, Consultor asociado en Read Matthews, profesor de la Escuela Europea de Negocios, autor junto a César García-Rincón del libro 'Gafas, brújulas y herramientas'La técnica y la tecnología están más vivas que nunca, pero no son suficientes para asegurar el éxito de los negocios. Necesitan del lado humano. Ésta es la reflexión a la que nos invita 'Gafas, brújulas y herramientas', editado por Homo Prosocius.M. RamírezGafas, brújulas y herramientas lleva por subtítulo ‘Guía práctica para desarrollar las habilidades sociales en la empresa’,

¿qué peso tienen éstas en el desarrollo profesional?


Yo diría que en muchos empleos el éxito depende de ellas en un 50%, un porcentaje que en el caso de los perfiles directivos es aún mayor y puede alcanzar el 70% u 80%.El psicólogo y periodista Daniel Goleman asegura que la inteligencia emocional es más importante que el coeficiente intelectual para triunfar en el trabajo y, sin duda, tiene razón, entre otros motivos porque cada vez hay más puestos en los que se requieren menos conocimientos técnicos que habilidades sociales.
Conocimientos, hace falta algo más, un conjunto de hábitos y actitudes, es decir, competencias que marquen la diferencia.

La asertividad es una habilidad social que se ha puesto de moda. Cada vez más empresas la tienen en cuenta a la hora de seleccionar personal. ¿Cómo la defines?


Es la capacidad de transmitir a los demás lo que pensamos, sentimos y opinamos sin "agredir" ni ser "agredidos". Es un juego de ganar-ganar, ya que ninguna de las dos partes sale derrotada en sus derechos esenciales y en sus necesidades.En mi opinión es una habilidad de gran importancia, no sólo en el trabajo sino en cualquier ámbito de la vida, que además está estrechamente relacionada con la autoestima: las personas con una baja autoestima son poco asertivas, las que confían en sí mismas manifiestan un alto grado de asertividad.Pienso que para ganar confianza en uno mismo es más fácil trabajar la asertividad que la autoestima. Pero no hay que pasarse, si no se puede caer en el otro extremo: la conducta agresiva, es decir, la defensa de los propios derechos de manera inapropiada e impositiva hasta el punto de llegar a los insultos, las amenazas o los comentarios humillantes.

Hablemos ahora de las actitudes, ¿cuáles consideras esenciales para ser un buen profesional?


Las actitudes vienen dadas por los valores y su conjunto se convierte en tu filosofía de vida. Para mí hay dos que son primordiales, el positivismo -que te permite mirar siempre hacia delante con ilusión- y la empatía, para tener en cuenta a los demás a la hora de tomar decisiones.También me parece importante tener una actitud crítica, pero siempre que sea constructiva y te ayude a saber lo que haces bien y aquello en lo que estás fallando.




Podrán encontrar más información relacionada en www.laboris.net

viernes, enero 12, 2007

Días en que tener distinto acento y color es peligroso: Entre Bolivianos!!! Eso duele.






Qué terrible está el clima de enfrentamiento en Bolivia, (grupos cocaleros anti-autonómicos y grupos en pro de la autonomìa, gente de la ciudad, que se han enfrentado cuerpo me duele admitir que a parte de posiciones bien fundamentadas en el Derecho Constitucional...percibo que es un problema de regionalismo.




Contextualizando:




En Bolivia existen bolivianos del oriente y del occidente, en fin son regiones con gente con una historia y origenes distintos. Es muy simplista decir que se trata de los llamados : "cambas" y los "collas".


Recuerdo que alguna vez el Presidente Evo Morales dijo que "renunciaré el día que hayan conflictos donde se derrame sangre" en fin...no sé por qué lo dijo...porque siento que el preveía escenarios como los que se han presentado últimamente en la ciudad de Cochabamba. Raro que la prensa no lo haya recordado. Cuando el presidente dijo eso (creo que fue en su posesión), sentí que solo fueron palabras, y ni siquiera por el ánimo de que le vaya mal en su gobierno. Respeto su mandato y su voluntad de reinvindicar derechos de la gente màs necesitada y esforzada, pero la carga de venganza y resentimiento es lo que no me parece y el autoritarismo).


Este martes 14 habrá un paro cívico en Santa Cruz de la Sierra, tierra de Autonomías, en solidaridad con Cochabamba.


Sospecho que esta lucha por la democracia tiene una grave tendencia de convertirse en un odio hacia los que no tienen el mismo acento o tienen distinto aspecto.


Me da verguenza ajena cuando veo en la Tv, que gente "colla" que es partidaria de la Autonomìa, es ofendida por "cambas", solo porque algunos de ellos creen la raza condiciona el pensamiento...



Tambièn me dà verguenza ajena cuando algunos "collas" odian a los que hablan con jota (puej), solo porque hacen una endemoniada generalización, culpando a aquellos de cualquier situación que afecte o puda Potencialmente afectar sus intereses.







El Gobierno? , bien gracias. Sospecho que no están pidiendo la suficiente paz a los movimientos sociales, no hay suficiente voluntad política: Llamar "Patriotas" a quienes destruyen propiedades edificios del Estado (la prefectura)...eso no es nada...., destruyen la paz!!!! los del otro bando...tampoco estan libres de culpa. Caramba...ahora viene a mi mente Ghandi: La Paz es la mejor arma...y no la provocación y la soberbia.







Es mi acción: No crear violencia, ni en mi pensamiento...respetar al otro, por muy distinto que sea o piense....si me agrede...no ir en la misma corriente. No responder igual. Es definitivo: Hacerse cargo o ser cómplice.